dissabte, 19 d’octubre de 2019

El separatismo catalán: un invento de la masonería de finales del siglo XIX

Los actuales alborotos separatistas en Cataluña, que, pese a lo que quisieran sus instigadores, no llegan a la categoría de verdadera revolución (lo cual no resta gravedad al asunto), han llevado a muchos periodistas a hacerse la conveniente pregunta «¿cómo hemos llegado hasta aquí?». Pero si formularse esta pregunta demuestra inteligencia, porque en la respuesta a la misma se halla la solución al problema, darse a sí mismos respuestas alocadas e intuitivas —«el campo contra la ciudad», «la falta de cosmopolitismo», «el carlismo»—, demuestra una ignorancia supina, por no decir una soberana estupidez. Para tratar de demostrar estas tesis suelen sacar a colación al clero modernista catalán; de lo que no parecen percatarse es de que este clero, hebrio de vaticanosegundismo e indiferentismo religioso, se parece tanto al catolicismo catalán del siglo XIX como un sapo a una trucha.

Lo cierto es que el separatismo (anti)catalán no procede ni remotamente del catolicismo social ni del carlismo, al que siempre tuvo enfrente (mucho antes incluso de la Cruzada de Liberación de 1936), sino del liberalismo, como hemos repetido mil veces y habremos de repetir otras tantas. Evidentemente el separatismo viene del nacionalismo burgués de finales del XIX, pero no es menos cierto que aquel nacionalismo procedía directamente del liberalismo (y de la masonería, como veremos más adelante). En un artículo en EL CORREO ESPAÑOL titulado «Catolicismo y catalanismo» (1918), el pensador y político tradicionalista Dalmacio Iglesias decía acertadamente al respecto:


La génesis del catalanismo, hijo directo del liberalismo moderado, que, por desintegración de la Jove Catalunya, apareció con la Unió Catalanista y después de ésta, y con sus residuos, amasados con republicanismo más ó menos moderado, liberalismo más ó menos democrático y anodinismo, mediante el fermento del indiferentismo religioso y espíritu progresivo autonómico independiente, se concretó en la Lliga Regionalista, que últimamente ha incorporado á sí, merced á un nuevo progreso en radicalismo, los elementos procedentes de la izquierda catalana, hasta hace poco tiempo representada por el sectarismo de El Poble Catalá.

Pero si vamos más allá veremos que aquel nacionalismo de la Lliga supuestamente "conservador" tenía su origen en un movimiento anticatólico y antitradicional, fraguado en las logias de Barcelona. Un ilustre y anciano sacerdote que residía en Barcelona escribió en 1919 una carta al periodista Jaime Torrubiano Ripoll (cuando este aún era tradicionalista y redactor de EL CORREO ESPAÑOL), en la que decía:

Andan los lligueros muy envanecidos con sus esperanzas de poder, y temo que no han de enviar paladín alguno que responda a la argumentación nervuda de los artículos tuyos. Además, quieren que “esa cuestión religiosa no mueva ruido”, que no amedrente las conciencias buenas de los catalanistas sanos, y así, es de temer que procuren que la voz de la verdad se pierda en el vacío. Son demasiado soberbios para atender á los voces que no salen de La Veu.  
Pero tiene el catalanismo lliguero un vicio de origen. A lo que alcanzan mis recuerdos, por los años de 1884 ó 1885, en unos artículos que nos leía el P. Girbau (q. d. D. g.), de un periódico que salía en Vich ó en Barcelona, decíase que era acuerdo de la masonería catalana y balear fomentar el movimiento catalanista y encauzarlo de manera que, aparentando engrandecer á Calaluña, quedase enflaquecida España y muerta la religión en estas provincias.  
Que el movimiento, en sus comienzos, fué “separatista é impío”, confiésanlo lligueros empedernidos y amigos íntimos de los primates de la Lliga. Mas dicen que todo lo malo del movimiento aquel se remedió con la levadura cristiana de Prat de la Riba, Musitu y otros que, dejada la bandera tradicionalista, entraron en las huestes lligueras.  
Que el remedio fué poco lo afirman tus artículos, pues no se ve por resquicio alguno la lumbre de la fe guiando la vida pública de la Lliga, y, en cambio, el “rescoldo separatista” abrasa, aunque lo quieran tapar con ceniza de disimulos y de palabras engañadores... 

Artículo en el que se desenmascaraba el origen masónico del
"catalanismo" (El Correo Español, 12-2-1919).

Buscaremos dichos artículos y si tenemos la fortuna de hallarlos, los reproduciremos en este mismo cuaderno de bitácora. Preciso es echar por tierra, de una vez por todas, el infundio de que el nacionalismo catalán provenga del carlismo, el único movimiento que ha defendido verdaderamente a Cataluña y España de quienes, atacando su historia y su religión, han pretendido acabar con su misma razón de existencia. Cataluña y España serán católicas o no serán.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada