diumenge, 28 d’agost de 2016

A Balmes

Jaime Balmes y Urpiá (Vic, 1810 - 1848)

Apóstol de la ciencia
con tu saber profundo,
pasaste por la tierra como gentil visión,
las almas y los pueblos
a tu númen fecundo
te rinden vasallage de amor y admiración.

En lazo misterioso
supiste cual hermanas
pintar sin confundirlas, a la razón y Fé,
en alas de tu genio
volaron soberanas
y el mundo las admira porque reinar las ve.

A la razón dijiste
lo que de grande encierra,
sus fueros limitados lograste señalar,
y de la Fé cristiana
tu pluma por doquiera
signó los purés lauros que debe conquistar.

La Religión y patria
cubren de siemprevivas
la tumba donde yaces, oh relucente sol,
evocan tu memoria
tus gigantescas obras
y en ecos de tu fama se cubren de arrebol.

Sublime sacerdote,
los labios al nombrarte
presagian los alientos de sana juventud
tus hechos y tus obras
al escolar le cuentan
lo que en el mundo valen, la ciencia y la virtud.

Septiembre, 1910

LA ATALAYA LERIDANA (Tremp, 15 de septiembre de 1910)

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada