dissabte, 6 d’agost de 2016

Tomás Caylá o la moral del Alzamiento

Por Jaime Tarrago (agosto de 1978)

Los que anduvimos en la preparación del Alzamiento, en Cataluña, conocemos muy bien la firmeza, y la intrepidez de cómo se vibraba en Tarragona. Misiones muy delicadas me llevaron a intimar con el teniente de Infantería, Gaspar Fortaleza, el capitán José González, el capitán médico Enrique Oregón y, particularmente, con el abogado Tomás Caylá Grau, jefe regional de la Comunión Tradicionalista de Cataluña. ¿Cómo olvidar la gesta de los carlistas en Solivella, el calvario de los que en el barco-prisión Cabo Cullera y en el vapor Río Segre sufrían horrible cautiverio y gran número de presos encontraron la muerte? Yo era amigo de Adolfo Bellés, de José Marín, de Manuel Canalda, de Luis de Cruells, de Aurelio Prada, de Fausto Muñoz, de Restituto González. Tengo un recuerdo inmejorable del entonces valiente capitán y siempre integérrimo José María Sentís.

Pero entre la galería de tantos recuerdos, para mí, el nombre de Tomás Caylá resplandece con auras únicas. ¿Quién era Tomás Caylá? Hijo de Valls, formado en una familia de católicos prácticos, su padre había sido ya asesinado por la subversión. Tomás Caylá cursó sus estudios de Derecho en la Universidad de Barcelona, en donde fuimos condiscípulos. Ejerció como abogado en Valls. Todavía corren anécdotas de la honradez y competencia con que asumía la defensa de sus clientes. En el periodismo destacó fundando el semanario Joventut, tribuna aguerrida contra la Esquerra y el ateísmo. También en El Correo Catalán. ¡Cuántas tertulias compartimos con Juan Soler Janer, entonces director de El Correo Catalán!

Caylá, con el impacto del asesinato de su padre, cuando él tenía diecinueve años, sin complejos se entregó a la actividad política y también religiosa en la Congregación Mariana, y en otras asociaciones de apostolado católico. Pero Caylá era esencialmente el gran luchador tradicionalista. Los gobernadores civiles de Tarragona le tenían marcado y él a ellos. No se amilanó ante ningún ataque. Durante la Dictadura de Primo de Rivera, fue detenido y encarcelado en el castillo de Pilatos, en Tarragona, ya que el capitán-delegado gubernativo de Valls se excedía evidentemente. Caylá no temió los «escamots» de la Esquerra y de la Generalidad, y él, tan entero, en la noche de tremendas pesadillas del 6 de octubre de 1934, en que Companys se sublevó contra España, con José María Sentís aplastaron la sublevación en tierras tarraconenses. Nombrado jefe regional de Cataluña de la Comunión Tradicionalista, creo que fui de los primeros que se enteraron de la noticia. Me confió que sabía a lo que se arriesgaba, pero que aceptaba para que no recayera el nombramiento de jefe regional en otra persona, que después se ha distinguido por intrigar obsesivamente.

Caylá intervino eficazmente en la preparación del Alzamiento en Cataluña. No es el lugar para indagar las causas de las traiciones qué sufrió el Alzamiento en nuestra tierra. Caylá se quedó en Barcelona buscando un refugio que fuera seguro. El odio de los esbirros de la Generalidad era demasiado carnicero para que dejaran escapar a una víctima de tanto precio. Y el día 14 de agosto de 1936, en la casa donde se hospedaba, sita en la calle de Enrique Granados, seis milicianos de Valls lo detuvieron. Preguntaron por Tomás Caylá. El contestó: «Yo soy; os ruego que dejéis en paz a este muchacho.» Se refería a un niño de doce años que estaba en la casa.

Y Tomás Caylá, a las seis de la mañana del día 15 de agosto de 1936, fiesta de la Asunción de la Virgen, en la misma plaza de Valls, frente a su domicilio y casa en donde nació, fue fusilado y masacrado terriblemente. Los rojos hicieron tocar las campanas en señal de júbilo. Obligaron a todos los niños de Valls a desfilar ante su cadáver, celebraron un banquete para conmemorar su asesinato y restregaron con agua sucia su rostro para que pudiera ser reconocido. Más, llamaron a su madre, la venerable doña Teresa Grau, y le comunicaron que en la plaza estaba el cuerpo martirizado de su hijo. La madre bajó, besó aquel cuerpo destrozado, removió sus ropas para comprobar si llevaba el crucifijo y el escapulario, y dijo literalmente: «Ahora ya estoy tranquila». Había sucumbido un mártir de la fe, de Cataluña y de España.

Digamos que Tomás Caylá tenía cuarenta y un años y que no se había casado por entregarse totalmente a Dios sirviéndole a través del tradicionalismo. Su madre lo dijo textualmente: «Mucho me satisfaría que Tomás contrajera matrimonio, pero si, como él dice, manteniéndose soltero puede servir mejor a la causa, estoy muy contenta de que permanezca soltero». Los que convivimos con Caylá le comparamos a los santos que han gobernado los pueblos. Para mí Caylá es como Gabriel García Moreno, como Dollfuss, como los cristeros de Méjico. Caylá encontró el camino de su cristianismo de alto calibre sirviendo a Dios en la política, entendida como vocación, como un misionero o un cartujo lo encuentran en la selva o en la soledad. Tomás Caylá, en mi interior, es alguien a quien invoco con toda seguridad.


UNA CARTA IMPRESIONANTE

Tomás Caylá no obraba en política ni por pasiones, ni por personalismo, ni porque sí. Ante el hecho decisivo del Alzamiento Nacional él quiso asegurarse de la moralidad del mismo. Y el día 18 de julio de 1936, previendo ya lo qué sucedió, escribió una carta a su madre que reproducimos:

A LA MEVA MARE
Tinc el pressentiment de què no sortiré amb vida d'aquests dies de revolució. Quansevol dia, una acusació, una delació, uns trets i un altre mort anònim trobat a quansevol indret de Barcelona poden ésser la meva fi. Possiblement mai se sàpiga quina ha estat la meva fi. Consti que no em vindrà de nou i que és per a mi un cas previst. Tant si és aquesta la meva fi com si ha d'ésser altra més dolorosa, com sigui la que sigui la mort que m'esperi o la mort que la Providència em tingui reservada, des d'ara l'accepto amb plena conformitat repetint les paraules que sempre he desitjat tenir per lema: «faci's, Senyor, la vostra voluntat». Oidà que la mort pugui servir-me d'expiació de les meves grans culpes i que Déu nostre Senyor vulgui perdonar-me, com jo he perdonat sempre, perquè mai he cregut tenir-los, a tots els que es creguin deutors meus. Especialment si he de morir de mort violenta, Déu faci que la meva sang serveixi per a la conversió dels ofuscats que em occeixin.  
Mare meva estimadíssima, molt més estimada del que sempre ha aparentat el meu caràcter fred, a qui dec quelcom que val més que la vida, o sigui les creències i la fe, si jo falto, si perdo la vida, accepti amb resignació cristiana la meva pèrdua, com va saber acceptar la del meu pare (a.C.s.). Jo ja sé que això serà per vostè un martiri, més si el mateix Déu i la seva santíssima Mare ens donaren l'exemple, no podem ni devem nosaltres queixar-nos.  
Quan jo tenia 14 o 15 anys, després de la meva primera victòria moral sobre les passions que de joventut s'havien apoderat de mi, acostumava a resar diàriament una oració, que jo mateix havia compost i en la que hi havia una petició demanant al Senyor la gràcia de morir màrtir. Després han passat els anys i he deixat de fer aquella petició perquè m'he convençut que les meves culpes eren un obstacle perquè Déu em concedís una gràcia com aquella. No podia demanar allò que possiblement sabia no mereixia.  
Ara moriré tal volta, víctima d'una passió política, d'un rabiós ofuscament de la fera humana. És una mort molt allunyada del martiri, però reconec que és la única que mereixo (alabat sigui Déu si així me l'envia).  
Al menys la meva sang, si és vessada, junt amb la de tants ignocents com aquests dies han caigut, servís per salvar a Espanya.  
Van molt equivocats els qui creuen que la salvació de la Pàtria es trobaria en un govern de força que permetés als poderosos gaudint amb quietud dels avantatges que la seva posició els dóna en una societat envilida, luxuriosa i egoïsta, materialista fins a l'extrem, que s'ha allunyat de Déu, encara que externament acudís als temples.  
Beneïda sigui la Providència que permet que la mà revolucionària enderroqui tota la organització actual, com a merescut castig i com a medi perquè en unes noves catacombes es pasti una nova generació veritablement formada en les doctrines que sempre subsistiran del Cristianisme.  
L'actual moviment, sigui el que sigui el resultat final que sembla decantar-se a favor dels revolucionaris, ha estat una equivocació, especialment de tàctica.  
Déu sap que per la meva part havia fet el posible per a convèncer als que hi intervenien que no era aquest el moment oportú ja que devia esperar-se que prenguessin la iniciativa els extremistes de l'esquerra ço, que al meu entendre no hauria tardat a succeir més que dos o tres mesos. No ha estat aquest el procediment i estic plenament convençut de que tots els que ho han acordat ho han fet amb rectitud de conciència i creient que era el moment propici.  
Confeso que em remordeix un xic la conciència el no haver en el moment del perill agafat un fusell i mort junt amb tants amics com han donat la vida. Em semblava i em sembla encara, que aquesta era la meva obligació, però vareig tenir la debilitat de escoltar el consell de diferents persones que em deien que el càrrec em privava la intervenció personal en una lluita que no es preveia es presentés a mort com ha succeit. Tingui, però, la seguritat de que el seu fill no és un covard i que no tem, amb la gràcia de Déu, mirar la mort cara a cara.  
Jo no sé quin será l'esdevinor que Déu té reservat a Espanya. Sigui el que sigui no cal perdre l'optimisme, perquè per damunt de tot sabem que els poders i potestats de l'infern res podran en definitiva contra l'Església de Crist i pel que es refereix a Espanya, mai com ara hem de posar tanta confiança en el compliment de la promesa de que el Sagrat Cor regnarà a Espanya.  
Quan aquests dies, en moments d'aplanament, humanament inevitables, em sento inclinat a sumar-me al clamor dels cristians semblant al dels apòstols en la barca en mig de la tempesta «Senyor, salveu-nos que anem a morí» em temo oir l'hora menys pensada la veu reptora del Diví Mestre amb la gran acusació: «Homes de poca fe». És ben cert que aquest mar tempestuós d'Espanya que sembla voler-nos engolir, es pot calmar instantàniament amb un simple gest del bon Jesús.  
Un encàrrec vull fer-li, mare meva estimada, per tots i cada un d'aquests nombrosos amics (en la plentitud d'edat d'alguns, joves i jovenets altres, infants encara uns pocs) que jo tinc a Valls, a tots i cada un dels quals estimo més que a mi mateix. A tots aquests que han format a la Congregació i a l'Agrupació i han estat amics meus trasmete-lis l'encàrrec meu de que, per damunt de tot, passi el que passi, vingui el que vingui i costi el que costi no abandonin mai les creències del Catolicisme i no facin traició a la fe.  
I V, mare meva estimada, per al cas de que es compleixin els pressentiments que tinc rebi l'última i estreta abraçada del seu fill que es despedeix amb la nostra cristiana i catalana frase de «al Cel ens poguem veure».  
Tomàs Caylà

Pensamos que es un documento precioso. Tomás Caylá queda retratado de cuerpo entero. Mejor dicho, esta carta es un espejo de toda una vida, una espiritualidad y una ejecutoria política que sólo en las filas del carlismo llega a estas alturas.


UNAS ACLARACIONES EVIDENTES

La lectura de esta carta puede dar la impresión, superficial para el que no penetra el fondo del problema, de que Tomás Caylá pudiera sufrir alguna duda sobre la oportunidad táctica del Alzamiento. Pero no es así. Nadie como Caylá estaba convencido de la legitimidad, de la necesidad, de la urgencia del Alzamiento Nacional. ¿Cuáles son las razones que en la más recta ética justifican el Alzamiento Nacional? Sencillamente, la ilegitimidad del Gobierno republicano del Frente Popular. Fue ilegítima la elección de Azaña como presidente de la República, fue descarada la rapiña de actas de diputados en las últimas Cortes, la tiranía republicana era descaradísima, se habían agotado todos los recursos legales de negociación. Se habían dado todos los avisos requeridos para justificar la última razón de una guerra. Nadie como Gil Robles lo puso de manifiesto con las palabras pronunciadas el 16 de julio de 1936, en la Diputación permanente de las Cortes:

«Cuando la vida de los ciudadanos está a merced del primer pistolero; cuando el Gobierno es incapaz de poner fin a este estado de cosas, no pretendáis que las gentes crean ni en la legalidad ni en la democracia... Poco a poco las masas españolas se van desengañando de que por el camino de la democracia no se consigue nada».

Franco afirmaba:

«Una vacilación de pocos días hubiera perdido nuestra causa. Los comunistas preparaban un vasto movimiento. Estaba a cinco días de dar un golpe de fuerza y arrebatar el poder» (La Libre Belgique, 7 de octubre de 1936).

Y Fal Conde, en Le Temps declaraba:

«Nos ofrecimos a servir al movimiento militar, a dominar y prevenir la revolución roja, que estaba en perspectiva» (7 de octubre de 1936).

Y Largo Caballero lo confirmaba así:

«Nosotros declaramos en ese programa (el programa electoral) que el proletariado quiere la socialización de los medios de producción y de cambio, mediante la conquista del poder, haciendo la declaración terminante de que entre el régimen capitalista y el socialista, habrá un período de transición, que es la dictadura del proletariado» (El Debate, 18 de marzo de 1936).

O sea, el dominio comunista estaba programado para el asalto fatídico.

Lo que presumía Tomás Caylá se cumplió con toda rigurosidad. Pocas veces en la historia del mundo se habrá producido una insurrección moralmente más justificada que la del 18 de julio de 1936.


JOVENTUT DE L'ALT CAMP (Valls, 2 de setembre de 1978)

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada